*

X

Mapa de la desigualdad muestra los países con más grande brecha entre ricos y pobres

Política

Por: pijamasurf - 10/17/2017

Los países del norte de Europa son los más equitativos, y algunos países latinoamericanos están entre los más desiguales

Mientras que algunos economistas sostienen que el mundo genera más riqueza que nunca en la historia, esta riqueza no es distribuida de manera equitativa, por lo cual hay también una enorme cantidad de pobreza y una cruel brecha entre la élite millonaria y los miles de millones de pobres hacinados en países africanos, latinoamericanos y asiáticos, pero también en la sombra de potencias como China y Estados Unidos.  

Este mapa compilado con datos del Banco Mundial y otras instituciones muestra los países donde la desigualdad impera y aquellos donde, honrosamente, se tiende más a la igualdad. Se creó un índice del 0 al 1 para evaluar a los distintos países, siendo los países más cercanos al 0 (Islandia el primero) los más equitativos y los más cercanos al 1 los más desiguales (Sudáfrica).

Países europeos escandinavos y/o ex comunistas como Islandia, Eslovaquia, Eslovenia, Dinamarca, la República Checa o Noruega encabezan la lista como los más equitativos.

Los más desiguales son Estados Unidos, Turquía, Chile, México, Brasil, Costa Rica, China, la India y Sudáfrica.

 

 

Con información de OECD

Mario Vargas Llosa y Octavio Paz discuten la 'dictadura perfecta' en un programa de Televisa (VIDEO)

Política

Por: pijamasurf - 10/17/2017

En 1990 Vargas Llosa sentenciaba, memorablemente, al gobierno del PRI como una 'dictadura perfecta' en un programa de Televisa

Era 1990 y el discurso neoliberal que estaba impulsando el poder en México predicaba una nueva apertura. En un programa de Televisa, Mario Vargas Llosa hizo una intervención que pasaría a la historia, por calificar al gobierno del PRI como "una dictadura perfecta". Mientras Vargas Llosa hablaba, Octavio Paz se mostraba compungido, visiblemente perturbado por las palabras del otro, e igualmente Enrique Krauze, quien se convertiría en el intelectual de cabecera de Televisa. Las palabras de Vargas Llosa fueron retomadas por algunos intelectuales de izquierda y medios como Proceso. No hay duda de que en muchos aspectos fueron muy atinadas. Por otro lado, es oportuno mencionar que el mismo Vargas Llosa ha tenido una carrera literaria muy ligada a la política, particularmente al neoliberalismo y se ha ganado muchas críticas, especialmente entre defensores de movimientos sociales de izquierda, y ciertamente no se puede hablar en él de un gran compromiso moral con la igualdad y la justicia, que él mismo denunciaba en México como del todo ausentes. Intelectuales brillantes que, sin embargo, han preferido el cobijo del Estado (ya sea en casa o en el exilio, como es el caso de Vargas Llosa en España) y los beneficios económicos de no ser demasiado incómodos. 

A la aseveración de Vargas Llosa de que México era una dictadura perfecta, Octavio Paz sintió necesario precisar. Lo que había en México era un sistema hegemónico de dominación de un partido, considerando que "no se puede hablar de dictaduras, no es una dictadura militar... Ni una dicta blanda ni una dicta dura", dijo Paz.

Es un diálogo imperdible, verdaderamente histórico. Cualquier parecido con la actualidad es mera coincidencia.

A continuación, una transcripción de lo que dice Vargas Llosa:

Quisiera comentar brevemente la brillante exposición de Octavio El dice que en distinción que yo hice de la transición hacia formas abiertas de sociedad en América Latina, no encontraba el caso de México. Y al describir Octavio el caso de México, en cierta forma me parece que ha exonerado a México de lo que ha sido la tradición dictatorial latinoamericana. Yo no creo que se pueda exonerar a México de esa tradición de dictaduras latinoamericanas. Encaja en esa tradición con un matiz que es más bien el de un agravante: México es una dictadura perfecta. La dictadura perfecta no es el comunismo, no es la URSS, no es Fidel Castro, la dictadura perfecta es México. Porque es la dictadura camuflada. De tal modo que puede parecer no ser una dictadura, pero tiene de hecho, si le escarbas, todas las características de la dictadura; la permanencia, no de un hombre, pero sí de un partido inamovible, que concede cierto espacio para la crítica en la medida que esta crítica le sirve, pero que suprime por todos los medios, incluso los peores, aquella crítica que de alguna manera pone en peligro su permanencia. Yo no creo que haya en América Latina ningún caso de sistema de dictadura que haya reclutado tan eficientemente al medio intelectual sobornándolo de una manera muy sutil, a través de trabajos, de nombramientos, de cargos públicos, sin exigirle una adulación sistemática como hacen los dictadores vulgares, pidiéndoles más bien una actitud crítica para garantizar la permanencia de ese partido en el poder. Un partido, de hecho, único. Es una dictadura, puede tener otro nombre, sui géneris, pero tanto es una dictadura que todas las dictaduras latinoamericanas han tratado de crear algo equivalente al PRI en sus propios países. Es una dictadura, no sólo en lo que se refiere a la permanencia del poder, a la falta de una genuina democracia interna sino también en su incapacidad para realizar la justicia social. Creo que es muy importante que también en el caso de México se diga que aquí se vivió y se ha vivido durante décadas, con matices muy particulares el fenómeno de la dictadura latinoamericana. Nosotros, como estoy seguro, lo quieren los demócratas mexicanos, queremos que esta democracia y liberación vaya hasta sus últimas consecuencias.